COMO DISEÑAR UN LOCAL COMERCIAL

Factores decisivos para crear un espacio que favorezca la experiencia de compra…

Al diseñar un local comercial se puede aspirar a concretar una propuesta estéticamente agradable. Pero principalmente debe ser práctico y funcional a la experiencia de compra y facilitar el proceso de venta.

El visual merchandising no sólo consiste en crear vidrieras. También contempla la ubicación de tótems, mesas, exhibidores, maniquíes, espejos o asientos en el interior que constituyan auténticos focos de atracción.

En este sentido, un factor clave a tener en cuenta al proyectar locales comerciales  es el marketing en el punto de venta. A continuación, algunos elementos a considerar en cuanto a la distribución.

Marcar zonas frías y zonas calientes

El potencial cliente de un local inicia su recorrido de derecha a izquierda, en sentido contrario al de las agujas del reloj.

En todo comercio, suelen existir zonas de difícil acceso: la parte de arriba de las estanterías; rincones fuera del recorrido natural; y lugares con poca iluminación o con escasa visibilidad.

Para facilitar su visita se puede recurrir a llamadas de atención (cartelería); promociones y novedades; iluminación más intensa; señalización; o colocando productos especiales o con valor añadido.

Distinguir entre iluminación funcional e iluminación decorativa

Según los productos que se oferten, será más importante realzar los colores de la mercancía o crear un ambiente distinto, casi teatral.

En el primer caso, se deben emplear downlights con más de 30 grados de ángulo de apertura y con temperatura de color fría (blanca).

En el segundo caso es preferible utilizar focos orientables para destacar las formas y los volúmenes, señalando los productos más representativos.

Con este enfoque, se logra jugar con los tonos cálidos, porque un exceso de luz fría elimina la proyección de sombras.

La vidriera y la fachada son el “claim” del negocio

Es fundamental contar con rotulación visible de noche y de día. El color de la fachada debe destacarse y mantener coherencia con el propósito del local.

Hay que actualizar la vidriera con frecuencia, creando composiciones ordenadas sin recargarlas de elementos, vigilando los reflejos y planteando la colocación de toldos si lo permite la normativa.

El acceso debe ser fluido. La puerta debe encontrarse a la derecha, ha de ser amplia y de fácil apertura.

Mobiliario: debe integrarse al interior del local facilitando la circulación

Tiene que ayudar al visitante a encontrar el producto que necesita de manera natural. Debe estar bien conservado y mantener coherencia con la actividad del local.

Fuente: 10 Deco.