Medidas gubernamentales -situación actual- consecuencias positivas y negativas

El gobierno del Presidente Milei está intentando aplicar las reformas comprometidas en su campaña electoral.

Anunció que “la íbamos a pasar mal” en el período inicial; de todos modos un 56% de los electores prefirieron su opción.

Como en toda reestructuración, el esfuerzo antecede a los frutos, y eso está ocurriendo, por ahora todo es esfuerzo de la población, empleados, empleadores, familias, en general.

La caída de ventas producto de la recesión afecta a empleadores y tiene sus consecuencias en el trabajo, reducción de horas, suspensiones y despidos en puerta.

La suba del costo de servicios está empezando a golpear fuertemente en las familias y pequeños comercios, que carecen de “espaldas” para soportar el cimbronazo.

Todos hemos recibido las facturas de electricidad, para muchos un valor altísimo, difícil o imposible de soportar.

Lo mismo nos ocurrirá con los consumos de gas, más aún ahora que estamos entrando en el invierno.

Pocos salen indemnes de esta situación, sólo la esperanza de que sea el precio a pagar por un futuro mejor mantiene los ánimos en pie, dependerá de la posibilidad y capacidad de cada uno para afrontarlos que nuestro ánimo se mantenga, decaiga o nos arrepintamos, aceptemos o entremos en rebeldía; pesa también la orientación política de cada persona.

Argentina viene decayendo desde hace muchísimos años, no nos queda otra opción que reconocer que es producto de las políticas aplicadas, en lo económico, en lo laboral, en prácticamente todos los aspectos, sólo basta compararnos con nuestros países vecinos, muchos más pobres que nosotros, pero que ni por asomo tienen nuestra conflictividad social e inflación descomunal para nombrar algunos aspectos, más aún están logrando evolucionar positivamente mientras nosotros involucionamos irremediablemente.

El actual gobierno, débil en su estructura política, encuentra graves dificultades para avanzar con las Leyes prometidas y que considera necesarias para generar el vuelco, esto es otro agravante, a cinco meses no ha logrado una, esto implica que llevamos cinco meses de “esfuerzo” sin haber “puesto el motor en marcha”.

Ayer se desarrolló un paro general dispuesto por la CGT que, a nuestro criterio, solo agrega un daño más, las motivaciones enunciadas para justificarlo no tienen peso frente a la desastrosa realidad.

La Cámara de Comercio e Industria de Trenque Lauquen no es indiferente ante éstos hechos.

Manifiesta su preocupación por la virulencia de los aumentos con la misma fuerza que solicita que la Política, gran responsable de nuestra realidad, haga lo suyo, aporte lo mejor que cada uno tenga, deje de lado para siempre oscuros intereses y valore el esfuerzo que todo el país ha manifestado estar dispuesto a hacer para corregir nuestro presente y poner proa hacia un futuro mejor.