HAY QUE PREPARAR A NUESTRAS EMPRESAS PARA LA NUEVA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO

Según los futuristas, las próximas industrias desarrollarán drones, sensores, impresión 3D, el big data, los criptomercados, las microredes, biofábricas, vehículos sin conductor y nanotecnología, entre otras innovaciones, siendo áreas donde predominan los emprendedores.

Vivimos en una sociedad con tecnologías más inteligentes, donde la velocidad del progreso tecnológico nos obliga a pensar cómo vamos a prepararnos para enfrentar el futuro que se anticipa. ¿En qué van a trabajar los chicos que hoy comienzan su educación básica si no los preparamos para ello? ¿Cómo crecerá la economía si los empresarios del agro, el comercio y la industria no se adecúan a esta nueva sociedad del conocimiento?

Según el World Economic Forum, el 65 % de los niños que ingresan hoy a la escuela primaria van a trabajar en empleos que todavía no existen. En tanto, Thomas Frey, uno de los gurúes de empleo más reconocidos del mundo, pronosticó que para el año 2030 habrán desaparecido más de 2000 millones de puestos de trabajo. Pero lejos de ser un evento catastrófico, los especialistas en empleo lo ven como una nueva oportunidad que se abre, porque con el declive de algunas labores otras cobrarán más importancia.

Hay que potenciar las habilidades entre los jóvenes y adultos de la Argentina para acercarlos al nuevo mundo productivo que llega con esta Cuarta Revolución Industrial de la que estamos siendo testigos. La ciencia ya nos está marcando algunos caminos. En los próximos años aparecerán nuevas industrias, nuevos empleos y las sociedades van a tener que desarrollar las habilidades para esos empleos.

Según los futuristas, las próximas industrias desarrollarán drones, sensores, impresión 3D, el big data, las criptomonedas y los criptomercados, las microredes biofábricas, vehículos son conductor, máquinas automáticas, nanotecnología entre muchísimas otras innovaciones. Eso es positivo porque en todas esas áreas predominan los emprendedores.

El Banco Mundial nos está advirtiendo que el 60 % de los empleos actuales en la Argentina son sustituibles por máquinas. Y entonces cuando miramos el futuro tenemos que pensar en formar emprendedores para hacer frente a las paradojas planteadas.

Esta Cuarta Revolución Industrial nos puede encontrar desprevenidos o preparados para sacarle frutos. Prepararnos es formar el talento, es desarrollar nuevas habilidades y es impulsar el espíritu emprendedor. El Estado debe tomar un rol activo para anticiparse a este futuro tan cierto como incierto que viene con mayor y mejor planificación.