Redes sociales: de vidriera a canal de ventas

Nueve de cada diez consumidores ya se informa y compra productos a través de Facebook.
Mientras las ventas minoristas cayeron casi 2%, según CAME, el comercio electrónico nunca dejó de crecer. Y lo hizo en más de un 20% en lo que va del año de acuerdo a la Cámara de Comercio Electrónico (CACE).

En esta línea, los rubros más castigados por el freno en el consumo, como “electrodomésticos y línea blanca”, o “indumentaria y calzado”, fueron los que más crecieron en forma virtual, reveló el informe “Impacto del Comercio Electrónico en las Pymes Argentinas”, elaborado por la consultora Focus Market.

“Esto significa que hay una oportunidad de crecimiento en el comercio electrónico, o al menos de amortiguación de la caída”, destacó Damián Di Pace, Director de Focus Market y asesor de CAME.

“En muchos casos, las ventas online equiparan e incluso superan a las de los locales físicos. Cada vez más comercios empiezan a vender en las redes sociales, luego arman un sitio web propio y finalmente abren un local. Son negocios que nacen en la nube, ya que las redes sociales se convirtieron en la puerta de entrada a la actividad comercial, permitiendo a muchos diseñadores y emprendedores independientes comenzar a mostrar y vender sus productos, aún antes de tener una marca consolidada y abrir un local físico”, analizó.

En base a una encuesta a 2600 personas en todo el país, “el 95% de los consumidores utiliza Facebook para informarse, contactar y comprar productos”, en tanto que un 52% recurre a Instagram, un 48% a Youtube y un 35% a Twitter, entre las redes más usadas.Durante el CyberMonday las ventas de un día equipararon a las de una semana. En la misma línea, e-commerce permite generar promociones y multiplicar ventas aún en momentos de caída del consumo general. “Para los comercios independientes, estar en las redes implica expandir su presencia sin límites geográficos ni de horarios”, subrayó Di Pace.

El comercio electrónico representa en la Argentina menos de 20% del comercio total, pero en otros países llega casi al 50%. Aquí, los rubros donde tiene mayor participación son ventas de pasajes y turismo (25%) y los de menor participación son “alimentos y bebidas” (12%).

No obstante, “aún en estos sectores existen grandes oportunidades para los comercios y marcas independientes. Las bodegas boutique y cervecerías artesanales, que por cuestiones de escala se les complica llegar a las góndolas de los supermercados, encontraron en las redes sociales un canal ideal para contactarse y vender a sus clientes”, comentó Di Pace. Otro tanto ocurre con diseñadores de moda e indumentaria.

 A la hora de vender por las redes, el consultor recomendó “mantener un contacto fluido y contestar a tiempo consultas y mensajes, así como cuidar la logística, ya que una falla en la entrega del producto generará una mala imagen de la empresa”.

Fuente: El Cronista.